China y su costosa política de fertilidad

Sergio I. Prada, PhD

Existe una regularidad a nivel mundial, en la medida en que el nivel educativo y de ingreso de las personas aumenta, disminuye el número de hijos que estas deciden tener. Así, en los países en donde las clases medias crecen las tasas de fertilidad caen. Varias razones explican este fenómeno, las dos principales son: el mayor conocimiento y acceso a métodos anticonceptivos, y el mayor costo financiero de criar y educar un niño.

En 1979, el gobierno de la China, preocupado por el aumento de la población, y desconociendo esta regularidad (que ya estaba plenamente documentada en la misma China) decidió decretar por ley la caída en la fertilidad. En efecto, a partir de ese año las familias chinas solo podrían tener un hijo. Esta famosa ley trajo consecuencias dolorosas para las familias chinas. Las más trágicas asociadas con abortos obligados y con un número muy alto de infanticidios, especialmente de niñas. Y para los que sobrevivieron, una notoria escases de mujeres y el surgimiento de una generación de “padres huérfanos” (aquellos que perdieron su hijo único a mediana edad cuando ya no era posible engendrar más hijos).

Cómo sí el drama familiar que la política pública causó no fuera poco, la ironía más grande es que fue tan exitosa que ahora mismo el país va a tener que impulsar una política exactamente opuesta para salir del problema demográfico que creo. En efecto, desde 2012 el número de personas en edad de trabajar está decreciendo y la proporción de adultos mayores aumentando. ¿Qué significa esto?. Una economía que se va a quedar sin su principal motor: trabajadores.

Es esta urgencia la que ha llevado al gobierno a anunciar que muy pronto aumentara a dos el número de hijos permitido. No obstante, esta medida será insuficiente. De acuerdo a algunos estudios la gente ya cambió su comportamiento. Por ejemplo, desde 1980 las familias rurales cuyo primer hijo fuera una niña tenían autorización de tener otro hijo. Sin embargo, un estudio mostro que solo el 6.5% de estas familias decidió tener un segundo hijo. En 2013, también se permitió a las parejas urbanas tener un segundo hijo si uno de los dos padres era hijo único, pero menos del 10% de los elegibles se registró para tener un segundo hijo en 2014.

La política pública china de “un solo hijo” exacerbó la tendencia natural a la baja en la fertilidad de toda economía que crece y en donde sus ciudadanos son más educados. Los que se inventaron la ley se equivocaron y ahora cambiar esta tendencia no será cuestión de cambiar una ley. Dado que no se puede dejar de invertir en educación, solo será posible con una gran inversión en reducir los costos financieros de criar hijos y de ser exitosa solo se verá reflejada en un par de décadas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s