Algunos resultados de la Encuesta Nacional de Salud Mental 2015

Por: Johnny Campiño

El 14 de Septiembre de 2015, el Ministerio de Salud y Protección Social y Colciencias socializaron en Cali los resultados de la Encuesta Nacional de Salud Mental 2015 realizado con el apoyo de la Pontificia Universidad Javeriana. El objetivo de esta encuesta es brindar información actualizada de salud mental, los problemas, los trastornos mentales y el acceso a los servicios en población colombiana mayor de 7 años. Se encuestó a 15.351 personas, 2.727 entre los 7 y 11 años, 1.754 entre los 12 y 17 años y 10.870 de 18 años en adelante.

El primer resultado interesante del estudio es lo que los Colombianos sienten de su salud mental. Ante la pregunta; ¿Cómo es su salud mental?, prima una apreciación positiva siendo los adolescentes (entre 12-17 años) los más optimistas (36.6% excelente, 27.1% muy buena, 32.5% buena). Si bien a medida que aumenta la edad, el optimismo desaparece, la percepción que tiene la mayoría de los colombianos es que su salud mental es buena.

Graph 1

Gráfico extraído de la página 66 del informe

Sin embargo cuando los encuestados fueron sometidos a pruebas de cognición social, los resultados son menos alentadores. Al ser presentados con cinco situaciones, dos acciones intencionales, dos accidentales y una situación que no implica nada o situación neutra; el 75% reconoce adecuadamente las situaciones intencionales, lo cual, no parece ser malo, sin embargo si se lee ese valor al revés, 25% de la población no distingue un acto intencional a uno accidental o neutro. Los resultados fueron similares cuando se les presentó la situación accidental, sólo el 64% reconoció la situación como accidental y en cuanto al castigo que debería recibir la persona que generó la situación accidental sólo el 37.2% considera que no debe recibir algún juicio moral o castigo y 15% considera que el castigo debe ser considerable o fuerte ante una situación accidental. Esto refleja falta de empatía de una parte significativa de los colombianos y su intolerancia a situaciones que son de la vida cotidiana.

Otro aspecto fundamental para el bienestar mental es el apoyo social que puede recibir una persona cuando atraviesa situaciones difíciles. Investigaciones sostienen que la presencia o ausencia de apoyo social (familia, amigos, compañeros de trabajo) afecta diferencialmente la salud de los individuos (Castro, Campero y Hernández, 1997). El estudio muestra que el apoyo social que tienen los adultos no es incondicional y hay algunas cifras que indican falta de apoyo en todas las situaciones, por ejemplo, si la persona tiene problemas o dificultades, más de la mitad de la población tiene poco apoyo frente a problemas o dificultades (44.7%) o ningún apoyo (13.6%), la historia es la misma frente a problemas financieros.

Graph 2

Tabla extraída de la tabla 5.25 de la página 92

Otro indicador preocupante es la participación grupal de los colombianos. Más de la mitad no participa en ningún grupo social, 53.7% de los adolescentes, 65.3% de los adultos entre 18 y 44 años y 60.5% de 40 en adelante. La tabla 5.28 refleja que las mujeres participan menos en grupos que los hombres en la adolescencia y entre los 18 y 44 años de edad. De 45 años en adelante, la tendencia cambia y son los hombres los que menos participan en grupos sociales.

Graph 3

Tabla extraída de la página 97 del informe

En cuanto a los problemas o síntomas que no constituyen trastornos psiquiátricos, resalta que la población de 7 a 11 años, solo un poco más de la mitad no reporta síntomas, mientras que el 27.6% presenta al menos 1 síntoma, 10.5% presenta 2 síntomas, 3.4% 3 síntomas y 3.2% 4 o más síntomas. Vale la pena mencionar que a la población infantil (7-11 años) no se les preguntó directamente sino a su cuidador, lo cual puede indicar un subreporte de síntomas. Los síntomas más frecuentes fueron lenguaje anormal, asustarse o ponerse nervioso sin razón, presentar cefaleas (dolores de cabeza) frecuentes y jugar poco con otros niños. Estos resultados sugieren una problemática marcada que requieren intervención antes de suscitarse un trastorno psiquiátrico.

Graph 4

Tabla extraída de página 129 del reporte.

Los resultados para adolescentes y adultos usando el SRQ (Self-Reporting Questionaire) también muestran elevadas cifras de síntomas o problemas mentales. El 12.2% de los adolescentes arrojaron un SRQ positivo para algún trastorno mental y en adultos entre 18 y 44 años fue un 9.6%, siendo las mujeres (10.8%) más afectadas (hombres 7.9%). Para los adultos mayores a 45 años, el 11.2% de las personas tienen síntoma de algún trastorno mental donde se mantiene el hecho que las mujeres (13.1%) están más afectadas que los hombres (8.3%).

Finalmente el panorama de salud mental en cuanto a los trastornos psiquiátricos en los últimos 12 meses, se ve que el 4.7% de la población infantil tiene algún trastorno mental (4.8% en situación de pobreza, 4.5% en situación de no pobreza), 4.4% de los adolescentes tienen cualquier trastorno mental (5.1% en situación de pobreza y 4.2% en situación de no pobreza) y 4% de los adultos han tenido algún trastorno mental en los últimos 12 meses (4.4% en situación de pobreza y 3.9% en situación de no pobreza). Lo anterior demuestra que la población colombiana en situación de pobreza está más expuesta a factores de riesgo de los trastornos mentales.

En la población infantil, los trastornos más prevalentes son los de ansiedad (2%), y cualquier trastorno habitual de la infancia como trastornos de hiperactividad (3%), negativista desafiante (0.4%) y de la conducta (0.2%). En los adolescentes, los trastornos más prevalentes son los de ansiedad (3.5%), los afectivos (1.2%) y los depresivos (1%). Finalmente en la población adulta, los trastornos más comunes son los afectivos (2.4%), los de ansiedad (2.1%) y los depresivos (1.9%).

Por último el estudio hace una serie de recomendaciones para mejorar el estado de salud de los colombianos, las primeras encaminadas a la promoción de salud mental, convivencia ciudadana y calidad de vida. También recomienda acciones preventivas frente a los problemas y trastornos de salud mental como educación comunitaria frente a salud mental, problemas y trastornos mentales y acciones intersectoriales que apunten a la promoción de la salud mental y a la prevención de la enfermedad mental como la capacitación al personal educativo. Finalmente recomiendan estrategias encaminadas a la atención integral del trastorno mental y acciones que favorezcan la generación de una ruta integral de salud mental dirigida a toda la comunidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s